Los treinta y tres

¿Porqué los 33?… En estos momentos la mayoría de las personas a nivel internacional asocian el número 33 con el momento histórico que se vivió el pasado 13 de octubre cuando los 33 mineros que habían quedado atrapados bajo 700 metros de roca fueron rescatados en Chile. Y justamente es ése el evento sobre el que voy a hablar aquí, aunque el título del blog refleje también mi edad, pero eso no tiene nada de interesante.  En realidad, muchos ya están enterados del desenlace de la historia del 13 de octubre y de cómo ocurrieron los eventos desde que los mineros quedaron atrapados. Primero, quisiera aclarar que mi objetivo no es hacer un informe periodístico de la situación, sino sólo contarles cuál fue mi experiencia personal y profesional durante el rescate de los 33. Como todos los días, el 13 de octubre inicié mi jornada laboral concentrándome más en las traducciones que tenía por realizar que en lo que estaba ocurriendo en el mundo, cuando, inesperadamente, recibí un llamado que me sorprendió, ya que se trataba de algo que tenía repercución internacional…Me contactaron de una cadena televisiva internacional para que fuera al canal a traducir la transmisión en vivo proveniente de Chile del rescate de los mineros. Por la tarde fui al estudio del canal. En el departamento de noticias donde me tocó trabajar había aproximadamente 30 pantallas gigantes con todo tipo de programación y cientos de personas trabajando en frente de sus PC, y ahí estaba yo pensando que Mineros de chilenunca me hubiera imaginado estar en ese lugar codo a codo con dos de los periodistas del noticiero de la noche . Cuando me senté para empezar a traducir las conversaciones que se escuchaban en la mina, comencé a reflexionar sobre el milagro, la emoción y hermandad que se estaban viviendo en Chile. Al presenciar el rescate de Carlos Mamani, el primero que vi en vivo y en directo, se me llenaron los ojos de lágrimas y solo pensé en agradecer a Dios por lo que estaba sucediendo. Entonces la emoción de ver con vida y buena salud a esos 33 hombres que vivieron una pesadilla de 69 días era el sentimiento que me invadía en ese momento y el resto de la experiencia pasó a otro plano…Me di cuenta de lo mucho que estaba disfrutando de mi trabajo… que en realidad no era “trabajo” en ese momento, sino una vocación que cumplía con ganas y dedicación. Las palabras fluían de un idioma al otro mientras escuchaba los diálogos o comunicados de prensa. Después me transfirieron a un estudio donde grabaron mi voz para hacer el doblaje de una señora de Chile durante una corta entrevista que iba a ser televisada 5 minutos después. Luego, me comuniqué con el Palacio de la moneda para solicitar una entrevista presidencial. El hecho de haber sido partícipe, aunque indirectamente, de un evento internacional que conmovió a millones de personas es algo que no voy a olvidar  y por eso decidí contar mi experiencia para dejarla archivada en este blog.

Moraleja:

Parece que a veces todos necesitamos presenciar esas situaciones límites para darnos cuenta de lo importante que es disfrutar de la vida… y disfrutar de la vida implica disfrutar de las pequeñas cosas que hacemos a diario, de nuestro trabajo, de nuestras relaciones con los demás, de nuestra salud y de la naturaleza…Siendo testigos de los 33 héroes chilenos, podemos hacernos protagonistas de la razón de nuestras vidas. Si todos estuviéramos agradecidos a Dios por no dejarnos atrapados en una mina, quizá aprenderíamos a disfrutar más de la grandiosa simpleza que nos rodea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s